12 dic. 2010 | By: Sandra

El Tió

Ayer llegó a a casa el Tió (un poco tarde según la tradición). Alguien llamó a la puerta y Ariam fue a ver quien era, y... ¡esa carita de sorpresa no tiene precio!
Desde ayer no para de hacer preguntas sobre "la mágia" del tió. No se acaba de creer que un tronco pueda venir solo hasta casa y llamar a nuestra puerta. Por si aclaraba sus dudas leímos un cuento que tenemos sobre el Tió, pero no le convenció nada la historia y me dijo; "mama busca en internet como puede ser que venga solo hasta casa"
De momento sigue pensando que es mágico, aunque está muy pero que muy bien que lo dude.

Esta es una pequeña explicación de esta tradición Catalana traducida del blog Sortir amb nens.

EL TRONCO MÁS QUERIDO POR TODOS LOS NIÑOS Y NIÑAS
¿Cómo puede ser que un trozo de madera se convierta en el centro de la fiesta y sea uno de los "personajes" importantes de las Navidades? Pues el origen está en que, antiguamente, la madera del árbol era el punto de partida para muchas cosas necesarias y cotidianas para el hombre: los muebles, las herramientas, las vigas de las casas y las de las vías del tren, escaleras, utensilios de casa ... Igualmente, la madera del árbol, ardiendo en la chimenea, era la fuente para poder cocinar, para dar calor y calor en las casas y para iluminar.Así pues, el tió de Navidad tiene su origen en una especie de fiesta o celebración como agradecimiento y reconocimiento de la importancia del árbol y su madera en los hogares. De esta manera, el día 24 de diciembre por la noche, tras asistir a la Misa del Gallo, la familia quemaba el tió, y este obsequiaba a los más pequeños con dulces y golosinas.

Y llega el día 24 de diciembre ... ya podemos empezar el ritual para "cagar el tió. Los más pequeños se colocan alrededor del tronco que debe estar tapar con su manta.A ritmo de canción, todos los niños y niñas irán dando bastonazos al pobre tió, y finalmente, por arte de mágia, saldrán los regalos y obsequios para toda la familia y amigos.

La tradición era que el tió "cagara" los barquillos, los turrones y todos los dulces y golosinas que después irían consumiendo durante las fiestas.
Actualmente hay muchas familias que mantienen esta tradición combinando los dulces con los regalos.Los niños cantarán y darán palos al tió, levantarán la manta e irán encontrando los regalos.
La tradición de hacer "cagar el tió:La tradición marca que deben ser los pequeños de la casa los encargados de buscar un buen tronco. Los niños también serán los que harán que el tronco se convierta en un personaje que, poco a poco, cobrará vida: es necesario que tenga ojos, nariz y, sobre todo, boca.Sin embargo, hay casas donde el tió llega solo: un día alguien llama al timbre de la puerta y resulta que es el tió!El tió deberá presidir la casa durante todos los días previos a las fiestas de Navidad. Será necesario que tengamos mucho cuidado y alimentarlo bien para que se haga fuerte y mágico!. Hay que tener en cuenta que los tizones sólo comen de noche, o cuando están solos, así que lo mejor es servir la comida antes de acostarse. Le podemos dar las sobras de la cena o alguna pieza de fruta. El tió, poco a poco y sin que nos demos cuenta, irá llenando la barriga ... hasta el día que lo tendremos de hacer "cagar". Es importante, para que no pase frío durante la noche, que lo tapamos con una manta.

Y cuando se acaba la fiesta? Antiguamente cuando bajo la manta se encontraba un arenque, esto quería decir que el tió ya había terminado! Actualmente los tiones pueden "cagar" cualquier cosa.

Y después, qué pasa con el tió?Depende de cada familia: hay casas donde el tió marcha, tal y como llegó! En cambio, hay familias que lo cogen y lo queman (recuperando un poco la tradición original) de manera que el año siguiente deberán hacer a otro
.

2 comentarios:

educandoenlacasa dijo...

He leído muchas veces sobre el tió y no deja de parecerme una lindisima tradición

Sandra dijo...

A los niños les encanta