1 feb. 2011 | By: Sandra

Vida práctica. Pelar un huevo duro.

Pelar un huevo duro no nos resulta fácil ni a los adultos. Es un ejercicio perfecto para trabajar la motricidad fina, la atención y especialmente la paciencia entre otras cosas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué gracia, a mi hija le encanta pelar huevos duros!! aunque el otro día se cortó un poquitín con la cáscara no le importó, y luego le sigue el cortarlo con el cuchillo (no sola) y rociar un poquito de aceite, y así dice que ha hecho ella solita la cena... jeje

Por cierto, qué bien presentado está todo lo que hacéis (en bandejitas), me encanta!!

Besos. Mara.

Sandra dijo...

Ariam se enfadó porque se lo quería comer, pero era para hacer después un experimento, así que a la hora de comer me tocó hacerle uno.Besos