3 feb. 2011 | By: Sandra

La superficie de Marte

Hoy he visto este experimento aquí y hemos corrido a hacerlo. Estamos con un proyecto entre manos del universo.
Se prepara una capa de harina (nosotros lo hemos hecho con sal) 

Se espolvorea sobre la harina una capa pequeña de cacao en polvo

Se lanzan meteoritos (nueces, avellanas y almendras) y....algo bastante parecido a la superficie de Marte
En uno de los lanzamientos de un meteorito Ariam ha acercado la cara a la bandeja para ver el impacto en primer plano y le ha salpicado todo el polvo del cola-cao entrándole en los ojos y en la nariz. Ha pasado unos segundos estornudando y tosiendo. Esta casualidad le ha hecho reflexionar mucho, y me ha dejado con la boca abierta, jajaj.
"¡Mama! ya lo entiendo" ha empezado a hablar de repente y yo no sabía que me quería decir. "el meteorito hace mucho polvo cuando cae y el polvo se esparce por el espacio, por eso no se puede respirar y los astronautas tienen que llevar ese traje" 
Me sorprende cuando veo que los niños son capaces de elaborar sus propias teorías y que además no van mal encaminados.
Ha continuado "ahhh y ya se! en Júpiter también ha pasado eso porque allí tampoco se puede respirar por las tormentas de viento (esto lo recordó de un libro que leímos)" "y creo que el polvo que se esparce llega hasta el sol y hace que se caliente más y como está muy caliente, el planeta que está más cerca también está muy caliente porque los rayos se reflejan y rebotan, ¿a que si mama?"
A penas le he dado explicaciones, no suelo hacerlo, porque se que a medida que vayamos leyendo e investigando sobre el tema irá reorganizando sus ideas y de ese modo llegará a la explicación correcta (¡si es que la hay!). Lo que si hacemos es leer, leer y leer.