1 feb. 2011 | By: Sandra

Compartiendo

Ariam aún duerme con peluches por las noches. Desde hace un tiempo va cambiando y así da oportunidad a todos los que tiene aunque las dos últimas semanas pide siempre un par de pollitos gemelos.
El otro día Ares lloraba y esto es lo que hizo Ariam para que se calmara...

...compartir uno de sus pollitos y hacerle tonterías para que se riera.
No capté el momento preciso con la cámara, cuando me vieron venir posaron, jeje, pero la imagen es bonita igualmente.
Estos momentos son increíbles, no tienen precio y lo mejor es que cada vez son más. No voy a decir que todos los momentos son maravillosos porque también los tenemos de los que Ares llora y a Ariam le molesta en ese momento preciso, pero hay muchos más de los impagables y eso me hace sonreír.

6 comentarios:

Zinnia Muñoz dijo...

Qué lindos!!! Y qué maravillosa lección es la de compartir. Bien por ese par de hermanos.

paumon dijo...

Ares está enorme!!!! Esta para achucharlo un buen rato!!!jeje

Sabrina dijo...

Creo que esa es la parte más bonita de la educación en familia, que los hermanos tienen tiempo para conocerse y quererse. Y las madres tiempo para disfrutarlo.

Estan preciosos!!! Enhorabuena!

Anónimo dijo...

Están los dos guapíiiisimos!!! Qué mayor está Ariam y qué cambiado está Ares!!
Yo valoro mucho también el valor de compartir.

Un beso. Mara.

Marvan dijo...

qué foto más bonita.
Mi hijo pequeño de casi 10 años también aún duerme con peluches, o sea que puede durar todavía mucho.

La educación en casa también deja mucho tiempo para que se pelean los hermanos jejeje, al menos así es en mi casa, snif.

Disfrutalo!!!!!!

Sandra dijo...

Perdonad que no conteste una por una, que no puedoooo, jaja.
Es cierto que tienen más tiempo para conocerse, el vínculo que se esta creando es una pasada.
Gracias a todas.